Serigrafía artística. Jornadas de experimentación

En Marzo de 2017, tuve la suerte de asistir a un taller de serigrafía artística que impartió el artísta plástico Luís Scotti en Montevideo. En él, el Maestro serigrafista nos animó a soltar alas y a jugar con texturas, ritmos y colores sobre la pantalla de impresión. Para trabajar, elegí un dibujo que realicé en una sesión de poses rápidas en el Taller del Maestro Cléver Lara.

Cambiando las reglas

Fué increíble ver a Luís dejando tiras de papel rasgadas a mano, restos de telas y otros elementos debajo de la pantalla de impresión. También nos animó a hacer mezclas de color sobre la pantalla en lugar de aplicar los «colores planos», como se suele hacer en las impresiones serigráficas convencionales e industriales. Estas técnicas le añadían una dimensión nueva a la serigrafía que yo desconocía hasta ese momento. Dotaban a los dibujos con el poder de ir cambiando los colores y las texturas «al azar». Convertían un sistema de impresión destinado inicialmente a crear «series» de dibujos iguales en algo totalmente diferente.

Esta serie es el fruto de esas jornadas de experimentación.

Nuevos horizontes

A partir de ese taller y, en particular, a partir de esas técnicas que aprendí, comencé a reinventarme en la manera de hacer serigrafía. Descubrí como enriquecer sin límites cada una de las láminas y a perder el «pánico escénico» por saber que estoy imprimiendo en serigrafía de una manera no muy convencional.

Estas jornadas «me volaron la cabeza», me invitaron a pensar, a replantearme las cosas o, mejor dicho, ampliaron mis posibilidades expresivas. Añadieron nuevas maneras de imprimir a las que yo ya conocía. Entendí el verdadero significado de la serigrafía artística.

Pero más allá de las técnicas nuevas, estos días vividos con el Maestro Scotti, me dejaron un recordatorio: «En la vida nunca hay límites para la experimentación».

Mayans boceto a lápiz
El dibujo que generó la serie completa.


Biografía de Luís Scotti

Deja un comentario